CopyPastehas never been so tasty!

Estudio de la megafauna del Pleistoceno del arroyo

by anonymous

  • 0
  • 0
  • 0
128 views

Estudio de la megafauna del Pleistoceno del arroyo de Guerreros, Guadalupe, Zacatecas. Primera Temporada Colecta de superficie en el área de estudio y control estratigráfico del sitio Puente Calabacillas

 

 

Carlos Alfredo Carrillo Rodríguez, Daniel Hernández Palestino, José Rubén Guzmán Gutiérrez,[1] Carlos Mendoza Cáceres, Silvia Puga Pérez[2], Jorge Miguel Veizaga Rosales.[3]

 

INTRODUCCIÓN

 

En las últimas dos décadas la paleontología ha dado pasos agigantados en el terreno científico, destacándose como una disciplina que sin lugar a dudas, ha tomado la vanguardia de las ciencias antropológicas. El intenso trabajo de campo desarrollado por los pocos paleontólogos mexicanos y el trabajo interdisciplinario a escala internacional, ha dado frutos teóricos dignos de consideración por las demás ciencias antropológicas.

            Siguiendo este ejemplo, se pretende concluir un salvamento paleontológico de restos de mamut y otras evidencias de megafauna, encontradas recientemente en las inmediaciones del arroyo de los Guerreros, en el ejido de Guadalupe, municipio del mismo nombre en el estado de Zacatecas.

            El hallazgo realizado en noviembre de 1990 por el señor Pablo Chávez, vecino del ejido de Guadalupe y artista local, constituye un evento de primordial importancia para el patrimonio paleontológico del estado de Zacatecas. A partir de la localización de ésta y otras evidencias de megafauna realizadas recientemente, puede llevarse a cabo una reconstrucción paleoambiental  del pleistoceno tardío y con ello brindar posibles hipótesis y explicaciones de la formación histórica de la región, antes de la llegada del hombre temprano al norte de Mesoamérica.

 

ANTECEDENTES Y PRIMERAS EVIDENCIAS

 

El 7 de noviembre de 1990, aproximadamente al mediodía, el artista Pablo Chávez Román, de 35 años de edad, ejidatario de Guadalupe, Zacatecas, se encamina a pintar un cuadro del puente de “Calabacillas”, que se localiza en las inmediaciones del arroyo denominado “Calabacillas, afluente del arroyo “Guerreros”, sitio cercano a las ruinas del templo del Santo Cristo de los Guerreros, en el camino a Sauceda de la Borda, en Guadalupe, Zacatecas.

            Mientras realizaba su trabajo en su caballete debajo de un huizache, observó una extraña forma de raíz encajada en la parte inferior de una pared pedregosa de la cuenca del arroyo. Al acercarse al sitio observó con mayor atención que se trataba de un fósil. Sin embargo, es sorprendido por un torrencial aguacero y se retira del lugar. 

            Pasan varias semanas y un día, mientras cultivaba su parcela de frijol junto con otro ejidatario de nombre Ricardo Gómez, observan que un trascabo realizaba tareas de desazolvamiento del río, dejando al descubierto los fragmentos óseos fosilizados. Al día siguiente el señor Chávez logró recuperar los restos sin saber aun de que especie de animal se trataba (figura 1 y 2).

            Pasa un mes y en una ocasión, el mismo señor Chávez se decide a presentar los fósiles al rector de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), el licenciado Francisco Flores Sandoval para que tome una decisión sobre la continuidad de las investigaciones y el destino de los fósiles. El rector decidió canalizarlo con la arqueóloga Baudelina García Uranga, en aquel entonces, directora del centro INAH en Guadalupe, Zacatecas. El señor Chávez guío al lugar del hallazgo a los arqueólogos Peter Jiménez Betts y Baudelina García Uranga. Los dos arqueólogos concluyeron que se trataba de material de arrastre por la afluente del río. Sin embargo, la arqueóloga Baudelina García le pidió al pintor que entregara el material paleontológico para examinarlo. El respondió que si, siempre y cuando realizaran una excavación en el sitio para recuperar otros posibles vestigios de la osamenta. Los arqueólogos pospusieron las investigaciones y con ello concluyó la participación del INAH-Zacatecas.

            La noticia del hallazgo fue dada a conocer por el diario Momento de Zacatecas  (22 de diciembre de 1990) y por el noticiero Televisa, quienes divulgaron el  reporte informativo. La noticia del diario Momento,  firmada por el periodista Pablo Reyes Cordero, apareció en titulares:

 

“Apatía total ante importante descubrimiento. Encuentran restos fósiles de animales en Guadalupe, Zacatecas”.

 

            A pesar de las gestiones y los esfuerzos del señor Pablo Chávez para que las autoridades competentes dieran seguimiento a la investigación, éstas resultaron infructuosas por lo cual decidió mantener las piezas en resguardo. Mientras tanto, la presión de los medios continuaba.

            4 de enero de 1991, 18:30 horas. El Gobernador Genaro Borrego, manda llamar al señor Chávez para entregarle en su despacho de palacio de gobierno un reconocimiento oficial.[4] El documento firmado de puño y letra por el gobernador decía lo siguiente:

 

Deseo compartir la emoción que debe sentir por haber descubierto un importante cementerio de fósiles de la prehistoria en su tierra natal Guadalupe.

Seguramente su comunidad se encuentra orgullosa pues, el hallazgo originará investigaciones y profundas reflexiones sobre las características geofísicas de la región, así mismo será fuente de nuevas hipótesis y planteamientos para la paleontología.

El Gobierno del Estado, ha manifestado al INAH, la importancia que representa el hallazgo y la disposición de colaborar en las maniobras de recolección, por lo que me agradaría conversar con usted para intercambiar impresiones sobre el particular.

Le envío un fuerte abrazo con las felicitaciones merecidas. [5]                  

 

El 24 de octubre de 1991, 17:59 hrs. Casi al cumplirse un año del hallazgo, el señor Chávez, decidió retornar al sitio y obtener un registro visual de la evidencia encontrada por lo cual toman un video en formato VHS.[6] En compañía de dos amigos, uno de ellos, el investigador local, Bernardo del Hoyo y Gerardo Alcántar, músico local, toman el video que muestra aun el cauce del arroyo y el puente de calabacillas cuya construcción data de 1919. En el video se observa una parte de la defensa sumergida en medio del arroyo (figuras 1 y 2). 

 

 

            En las entrevistas realizadas con ellos, tanto el señor del Hoyo, como el propio Pablo Chávez, testificaron que en efecto, la defensa del proboscideo aun se hallaba sumergida en el lecho del río pero que por su emplazamiento, había sido  imposible exhumarla.

            Posteriormente en 1992 el investigador local Bernardo del Hoyo en compañía del señor Pedro Edgardo Escobedo Olmos, se dieron a la tarea de realizar un  recorrido por el arroyo que se encontraba seco. Al llegar al sitio donde el señor Chávez, había realizado el descubrimiento paleontológico realizaron una nueva inspección y encontraron fragmentos de restos óseos algunos de los cuales se hallaban encajados en la corteza de la barranca del arroyo. La hipótesis de la arqueóloga Baudelina García, en relación a un posible material de arrastre era insostenible por la variedad de evidencias encontradas.

            Casi cuatro años y medio después de haberse realizado el hallazgo del mamut, el 14 de febrero de 1994 (durante el período del gobernador Arturo Romo Gutiérrez), el diario Imagen de Zacatecas, sacó una nota firmada por el periodista Guillermo Correa,  que decía:

 

Empantanado rescate de osamentas prehistóricas. Los restos del mamut encontrados en el municipio de Guadalupe permanecen sin ser rescatados e investigados desde hace dos años y medio. Solicitan al gobernador apoye las investigaciones de este importante hallazgo.  

 

            La nota destacaba que en una gira de trabajo del gobernador Arturo Romo por el municipio de Guadalupe, el señor Chávez le había presentado la osamenta al gobernador y solicitado su intervención para ahondar en las investigaciones paleontológicas del mamut.

            Por esos días, el señor Pablo Chávez pintó en un gran lienzo de 1.30 por 1.30 metros, una visión idealizada de tres mamutes que se hallaban pastoreando en las inmediaciones de una pradera donde se aprecia al fondo el crestón de la Bufa. El 30 de noviembre de 1995, Bernardo del Hoyo, con ayuda del personal del Instituto de Cultura de Zacatecas montó una exposición en el Centro Cultural de Zacatecas para exhibir los restos del mamut, junto con otros fósiles acompañados del lienzo mencionado. Dicha exposición fue titulada: “El pleistoceno en Zacatecas”. El diario local Imagen de Zacatecas (1 de diciembre de 1995), cubrió un reportaje sobre esta exposición.

            Actualmente el señor Pablo Chávez tiene 53 años y en diciembre de 2007, decidió donar al Museo de Zóquite los fósiles encontrados. El antropólogo Daniel Hernández, docente investigador de la Unidad Académica de Antropología, de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), después de recabar información, analizar los hechos y documentarse técnicamente, concluyó que era necesario proteger este patrimonio y recomendó emprender un proyecto de recuperación para la posible exhumación de más restos paleontológicos y desarrollar un trabajo más profundo sobre el entorno megafaunístico de la región Sauceda-Zóquite-Tacoaleche-Santa Mónica-Trancoso.

            Posteriormente el antropólogo Daniel Hernández procedió a integrar un equipo interdisciplinario de investigadores que se abocara a concluir la recuperación de los restos del mamut y localizar otras evidencias paleontológicas.

            En diciembre de 2006, el señor Chávez, decidió donar al Museo de Zóquite (localizado en Guadalupe, Zacatecas), los restos fósiles del mamut (figuras 3, 4 y 5) y un molar de caballo (Equus sp.) (figura 6) – localizado recientemente en el arroyo de Guerreros. Las piezas quedaron bajo resguardo del museo de Zóquite, destinándose un área exclusiva para las labores de curación (Daniel Hernández Palestino, Reporte número 1.  Recorrido de área. Arroyo de Guerreros, Zacatecas, 28 de febrero de 2007).

 

            En febrero de 2007 se hizo efectivo un convenio de colaboración firmado en julio de 2004 entre la Unidad Académica de Antropología, de la Universidad Autónoma de Zacatecas y el Museo de Zóquite para el desarrollo de esta investigación, en coadyuvancia con el Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde”, a través de su titular el Mtro. Eduardo Rivera Salinas. Dichas instituciones decidieron apoyar financieramente la investigación.

            Un mes después, el departamento de paleontología perteneciente al Gobierno de Aguascalientes se unió a esta iniciativa.            

            En el mes de junio, las autoridades del museo de Zóquite, procedieron a registrar los fósiles en el INAH (permiso: 32000857, expediente: 2002432000139, folio: 8P061BQ7, registro de la colección en trámite) y plantearon un proyecto museográfico para el montaje de las piezas referidas.

            Por último, en julio de 2007 el señor Bernardo del Hoyo y miembros del museo de Zóquite realizaron un nuevo hallazgo en el mismo sitio. Se trata de un fragmento óseo no identificado incrustado en el mismo perfil donde fue recuperada la osamenta del mamut antes mencionado (figura 7). En febrero de 2008, el Consejo Nacional de Arqueología aprobó el mencionado proyecto.

 

Localización del yacimiento

 

            El yacimiento está localizado en la intersección del puente Calabacillas y el arroyo Guerreros a una distancia de 8 kilómetros en línea recta a partir del centro de la ciudad de Guadalupe Zacatecas, en las coordenadas: 22°46'28.92" norte y  102°29'07.59" oeste (figuras 9 y 10).

 

 

Situado en las inmediaciones del municipio de Guadalupe, Zacatecas. Se avanzan 5.5 kilómetros por la carretera a Sauceda de la Borda, desviándose a la derecha por un camino de terracería a lo largo de 3.5 kilómetros hasta el puente Calabacillas.

 

Geología general del área

 

            El área de de la sierra de Zacatecas, se conforma de rocas metamórficas de origen sedimentario del período Triásico, rocas sedimentarias marinas del período Jurásico, rocas sedimentarias continentales del período Terciario, posiblemente del Oligoceno-Mioceno, y regolita y aluvión del Cuaternario.

            Existen grandes masas representantes de rocas ígneas, una de ellas forma un gran cuerpo intrusivo posiblemente hipabisal, que prácticamente constituye el macizo de la sierra de Zacatecas y cuya edad se considera del Eoceno y los cuerpos efusivos de carácter riólítico que corresponden al Oligoceno-Mioceno.

            Las rocas que afloran en la parte Este de la sierra y son: esquistos sericíticos de color oscuro con nódulos de cuarzo y de color rojizo a verdoso, calizas y rocas ígneas, estas se encuentran representadas por andesitas y dioritas conformando la característica roca verde, la cual se extiende sobre la mayor parte de la sierra. Todas estas rocas son las que aportan el material meteorizado, el cual rellenó el valle de Guadalupe y al que se le puede considerar una edad del Pleistoceno debido a las evidencias encontradas (Consejo de Recursos Naturales no Renovables, 1961:8-11).

 

 

 

 

Geología del valle de Guadalupe.

 

            El área de estudio consiste en depósitos de origen aluvial, los cuáles están compuestos por materiales que son producto de la meteorización de las rocas aledañas. Comprenden materiales dendríticos semicompactados y están constituidos principalmente por intercalaciones de gravas y arena con horizontes de arcilla y limo.

            Dichos depósitos se encuentran distribuidos por toda la cuenca de Guadalupe, cubriendo a las rocas más antiguas por medio de discordancias angulares y petrológicas. Los materiales dendríticos más gruesos se encuentran en las laderas de las montañas y hacia el valle disminuye la granulometría hasta convertirse en arenas, arcillas y limos (figura 12).

 

 

Descripción geológica del suelo correspondiente al área del yacimiento.

 

            Las características geológicas del área donde se localiza el yacimiento paleontológico pueden establecerse a partir de los siguientes horizontes estratigráficos:

 

 

Horizonte A: Suelo color rojizo conformado por arenas, limos y arcillas con abundante material orgánico.

 

Horizonte B: Material aluvial constituido por fragmentos subangulosos y subredondeados que indica poco transporte, consta principalmente de gravas, arenas y arcillas con poco o nada de material orgánico, es probable que este horizonte tenga por lo menos 20 metros de profundidad en el área del proyecto.

 

Horizonte C: Roca madre fracturada y alterada (Andesita)

 

HIPÓTESIS

 

            Del análisis preliminar se desprende la hipótesis de que el área donde se localiza el yacimiento (durante la última fase del Pleistoceno) se encontraba una pequeña cuenca hidrológica con la aportación de sedimentos de la zona montañosa y que, con el paso del tiempo, poco a poco se rellenó transformándose de una zona lacustre a una palustre. 

            En ese contexto ecológico, el poblamiento del área se desarrolló en base a la apropiación que los animales existentes (en el período final del Pleistoceno) hicieron de los recursos lacustres. Este proceso de adaptación y competencia por los recursos escasos disponibles para las distintas especies, estuvo sujeto también a cambios climatológicos que modificaron el medio ambiente de la región y decidieron la suerte de las diferentes especies.

            Por lo que es posible pensar la zona del hallazgo como un depósito de restos fósiles de diversas especies del Pleistoceno tardío.

 

PLANTEAMIENTOS PARTICULARES DE LA INVESTIGACIÓN.

 

            Para el caso de los restos fósiles del mamut hallados en el arroyo Guerreros, que se encontraron depositados en una posible cuenca pluvial que abastecía las necesidades de la fauna que habitaba esta región. Conocer las características ecológicas de las especies constituye una de las principales tareas de investigación paleontológica. Sin embargo, es indispensable desarrollar un trabajo de tipo interdisciplinario con el concurso de  la geología, la zoología, la antropología, la arqueología y la geografía física. La combinación de enfoques, métodos y técnicas de investigación particulares que aporte cada disciplina establecerá la posibilidad de una relación dialógica que permita explicar el fenómeno estudiado de una manera multidimensional porque en todo proceso donde se problematiza el tiempo y el espacio con respecto a una forma de vida determinada “las relaciones temporales-espaciales son ambas simultáneamente significativas” (White, 1982:31) para explicar la adaptación de las especies a un determinado nicho ecológico.       

 

OBJETIVOS

 

a) Llevar a cabo la búsqueda de evidencias de restos de megafauna a partir de la realización de una colecta de área y mapeos a lo largo del cauce de los arroyos de Guerreros y Calabacillas. 

 

b) Realizar una colecta estratigráfica controlada

 

c) El material recuperado se expondrá en el Museo de Zóquite, donde se albergan los restos del proboscidio, posterior a su limpieza, consolidación y estudio.[7]

 

c) Desarrollar una interpretación interdisciplinaria que pueda explicar las causas y los motivos de la extinción de la megafauna en la región de Guadalupe, Zacatecas a finales del Pleistoceno y documentar los procesos de cambio paleoambiental, así como la posible injerencia del hombre temprano. Lo anterior será posible en la medida que puedan recuperarse evidencias humanas y tecnológicas correspondientes a este mismo período. 

 

            Las conclusiones que se desprendan de esta investigación interdisciplinaria, darán luz a un diagnóstico que permita explicar el devenir prehistórico de un espacio ecológico, perteneciente a la última etapa del Pleistoceno tardío. Con ello pueden brindarse posibles hipótesis y explicaciones de la formación histórica de la actual región de Guadalupe, Zacatecas, antes de la llegada del hombre temprano al norte de Mesoamérica.

 

MATERIALES Y MÉTODOS

 

            Dada la naturaleza interdisciplinaria del equipo de trabajo, se utilizarán otros métodos no convencionales como el de la geología y la geografía para promover y facilitar la presentación de resultados, discusión de hipótesis, contrastación de paradigmas y extensión, vinculación, enlace, con otros agentes y actores involucrados con la investigación (Museo de Zóquite, Guadalupe, Zacatecas y público en general). Una de las terminales de este proyecto será el montaje de una exposición paleontológica a realizarse durante el año 2008 en el área de exposiciones temporales de dicho museo. Asimismo esta institución destinó un área exclusiva para albergar el material procedente de la colecta de superficie y colecta estratigráfica controlada de los yacimientos.

 

METODOLOGÍA DE CAMPO Y LABORATORIO

 

Todo proyecto arqueológico y paleontológico necesita de una metodología de campo y laboratorio que ayude a recuperar todas aquellas evidencias necesarias para el estudio de los materiales recuperados.

 

Recorridos de superficie

 

La estrategia empleada para realizar la colecta del área, se llevará a cabo en una superficie de 50 kilómetros cuadrados, en la región que se desprende desde Sauceda de la Borda, Colonia Osiris, Zóquite y Santa Mónica.

Para ello, se programarán recorridos de superficie con el objetivo de registrar in situ las posibles evidencias paleontológicas y proceder, dado el caso, a su colecta estratigráficamente controlada.

La posible localización de evidencias paleontológicas se llevará a cabo empleando la fotointerpretación y la realización de entrevistas de sondeo con los habitantes de las comunidades cercanas a la región de estudio. Esto permitirá obtener información referente a la existencia de vestigios en las localidades visitadas y ahorrará tiempo en recorridos infructuosos.

La ubicación de los lugares donde se encuentren evidencias paleontológicas se hará usando cartas topográficas del Instituto Nacional de Estadísticas e Informática (INEGI) en diferentes escalas.

 

Registro de sitios

 

Para llevar a cabo el registro de los sitios donde haya evidencias paleontológicas se hará empleando un diario de campo en donde se harán observaciones generales del sitio y de las posibles evidencias identificadas en campo. Al mismo tiempo, se elaborará un croquis empleando brújula y cinta en donde se plasme la ubicación exacta de los hallazgos utilizando un geoposicionador satelital (GPS).  También se describirán cédulas de registro de los sitios identificados, éstas contendrán información sobre las características de los hallazgos, su ubicación y estado de conservación.

 

Análisis de las evidencias recuperadas

 

Con base en la información recuperada en campo durante los recorridos de superficie, se contará con la asesoría del paleontólogo José Rubén Guzmán Gutiérrez para realizar el estudio de los restos de megafauna recuperados en campo.

En caso de que entre los restos identificados, se encontraran otro tipo de evidencias se solicitará la asesoría de investigadores especializados en la materia y serán ellos, quienes indiquen el procedimiento a seguir para el estudio de las evidencias.

 

Colecta estratigráficamente controlada del material

 

            La segunda parte del trabajo compete a las labores de colecta estratigráfica controlada del material. Para esto se propone una intervención en la Cuenca de los Arroyos de Guerreros y Calabacillas.

 

.Procedimientos para efectuar la colecta estratigráfica controlada del material.

 

Una vez identificados los sitios donde se hará la intervención, se propone la limpieza del área donde se encuentran los materiales. Posteriormente se procederá a trazar una cala de intervención, la cual será realizada, calculando la superficie de terreno en la que pudieran estar los restos de megafauna.

Una vez realizado el trazo de la cala, se procederá a emplear herramientas para limpiar los perfiles del arroyo, esto permitirá liberar la estratigrafía del área a intervenir. Se delimitará el área con el propósito de no afectar las evidencias que se observen in situ y se realizará un registro de todos los hallazgos que sean significativos para la elaboración del informe final. Para esto, se empleará el diario de campo, dibujos, así como registros fotográficos y estratigráficos antes y después de la intervención.

      Una vez realizada la limpieza del área, se procederá a instalar un toldo sobre el yacimiento a excavar, esto con el propósito de cubrir los restos de la intemperización para que no sufran un proceso de deterioro mayor al que posiblemente tengan.

 

Actividad a realizar en el proceso de intervención

 

      * Diario de campo

      * Registro fotográfico de las áreas en estudio

      * Elaboración de dibujos en plano de las unidades a intervenir

      * Registro detallado del área recorrida e intervenida

* Ubicación de cada ejemplar encontrado por medio de GPS.

      * Toma de muestras (dependiendo del contexto y artefactos identificados)

      * Etiquetado del material

      * Protección y traslado de los posibles hallazgos

      * Limpieza de los restos contando con la asesoría de especialistas en la materia

 

 

 

                                   Levantamiento de materiales

 

Durante la colecta del material será necesario emplear el registro fotográfico y estratigráfico detallado de las secciones en estudio, así como un registro tridimensional exacto para ubicar los hallazgos en dibujos y diarios de campo.

Los restos de megafauna identificados serán limpiados con brochas de cerdas medianamente suaves para eliminar restos de tierra o material cercano al contexto. Se utilizarán pinceles y exploradores dentales para eliminar elementos encapsulados en las piezas. Los materiales serán manipulados mediante el uso de guantes con el propósito de no manchar la superficie del hueso o impregnar de grasa dicho elemento.

Una vez identificados los restos de megafauna, será necesario delimitar cada uno de ellos con un banco de tierra, esto permitirá tener una base de equilibrio que sirva de apoyo para su transportación al laboratorio y evitar fracturas.

Cuando se tenga delimitado cada uno de los restos, se tendrán que consolidar, esto será cuando se encuentren perfectamente limpios de tierra.

El embalaje será previsto de acuerdo al tipo de hallazgo efectuado, siendo que este puede variar, en todo caso se procederá a utilizar papel higiénico mojado, el cual será adherido a los materiales óseos y posteriormente serán envueltos con espuma de poliuretano o una férula de yeso para proceder a su retiro del sitio. Para esto se empleará una base de madera que ayude a trasladar en bloque los restos óseos al laboratorio para su preparación y análisis.

Si se llegara a identificar otro tipo de restos materiales, se empleará el mismo tipo de registro ya expuesto para la megafauna. Solamente que la recuperación y el traslado de los materiales será almacenado en bolsas de hule, las cuales tendrán una cédula de registro individual.

            Las actividades antes descritas se desarrollarán de acuerdo al cronograma anexo, una vez recibida la autorización por parte del Consejo Nacional de Arqueología.

 

PRESENTACIÓN DE RESULTADOS

 

Se presentará un informe final, el cual será enviado al Consejo Nacional de Arqueología para su revisión; así como también se hará entrega de otro informe donde se presentarán los avances de la investigación a la Unidad Académica de Antropología y a la Dirección de Investigación y Posgrado de la Universidad Autónoma de Zacatecas, así como al Departamento de Paleontología del gobierno del Estado de Aguascalientes.

 

PERSONAL PARTICIPANTE

 

Los participantes llevarán a cabo  las diversas tareas dentro del proyecto será necesario contar con la colaboración de diversos especialistas. Entre los que se destacan:

 

M. C. Daniel Hernández Palestino (Unidad Académica de Antropología de la Universidad Autónoma de Zacatecas), curador del museo de Zóquite y corresponsable del proyecto ante la Universidad Autónoma de Zacatecas.

 

M. C. Carlos Alfredo Carrillo Rodríguez (Unidad Académica de Antropología de la Universidad Autónoma de Zacatecas). Corresponsable directo del desarrollo de todas las actividades llevadas a cabo en campo y laboratorio; así como de la entrega puntual de los informes correspondientes al H. Consejo de Arqueología y la Unidad Académica de Antropología de la Universidad Autónoma de Zacatecas.

 

Arqueóloga Silvia Puga Pérez (Unidad Académica de Antropología de la Universidad Autónoma de Zacatecas). Corresponsable directa para realizar los trabajos de campo, laboratorio; así como de la entrega puntual de los informes para el H. Consejo de Arqueología y la Unidad Académica de Antropología de la Universidad Autónoma de Zacatecas.

 

Biólogo con especialidad en Paleontología, José Rubén Guzmán Gutiérrez. Gobierno del Estado de Aguascalientes, asesor científico en las tareas de colecta del material, colecta estratigráfica controlada y análisis del material, así como la curación de los restos paleontológicos.

 

Ingeniero Geólogo Juan Carlos Mendoza Cáceres (Unidad Académica de Antropología de la Universidad Autónoma de Zacatecas), facultado para realizar los trabajos de análisis geológico de la región donde se encuentra el yacimiento.

 

Ingeniero de Minas Francisco Rosales Carrillo (Unidad Académica de Antropología de la Universidad Autónoma de Zacatecas), tendrá a su cargo el levantamiento topográfico y delimitación del sitio.

 

M. C. Jorge Miguel Veizaga Rosales (Unidad Académica de Estudios del Desarrollo de la Universidad Autónoma de Zacatecas), encargado de la realización de la cartografía y manejo del Sistema de Información Geográfica.

 

Dr. Andrés Hasler Hangert (CIESAS-Golfo), asesor científico externo y analista en el proceso de la investigación. 

 

Museógrafo Victor Hugo Ramírez Lozano, encargado del montaje de la exposición de los restos fósiles a realizarse en el 2008.

 

Alumnos Colaboradores:

 

Para los trabajos de recorrido, recolección, lavado, marcado, clasificación y análisis de materiales se contará por el momento con la participación de tres alumnos, estudiantes de la Unidad Académica de Antropología de la Universidad Autónoma de Zacatecas, quienes estarán cumpliendo con requisitos administrativos, como son prácticas de campo, las cuales son requeridas en el plan de estudios de la Unidad Académica mencionada. Raquel Ruíz, Leonardo Guzmán Hernández y Saúl Villalpando

 

Como apoyo logístico durante los trabajos de recorrido, delimitación y levantamiento topográfico del sitio, se contará con el explorador Pablo Chávez Román, vecino del ejido de Guadalupe.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PRESUPUESTO TENTATIVO

 

Rubro                                           Concepto                                        Costo

Bibliografía

Literatura especializada

$ 7, 000.00

Materiales geoestadísticos

Carta Topográfica Escala 1:50 000

Marco Geoestadístico Municipal (MGM2005)

Ortofoto digital Escala 1:20,000

Guía para Interpretación de Cartografía (Topografía)

Guía para Interpretación de Cartografía (Edafológica)

Guía para Interpretación de Cartografía (Geológica)

Guía para Interpretación de Cartografía (Fotografía Aérea)

 

$       46.00

 

$    460.00

$    460.00

 

$      12.00

 

$      16.00

 

$      16.00

 

$      12.00

Equipo para dibujo técnico y diarios de campo

Tinta china (5)

Blocks de papel milimétrico (5)

Escuadras (3)

Cartabons (3)

Transportadores (3)

Plumas (4)

Lápiz (4)

Libretas (8)

$ 10,00 (por frasco)

$   12.00 (por block)

$           32.00

$   40.00 (por unidad)

$     4.00 (por unidad)

$            28.00

$              5.50

$          180.00

Equipos de cómputo

Computadora Lap-top

Impresora

Scanner

      Cartuchos de tinta  (6)

$ 25,000.00

$    2, 500.00

$    3, 000.00

$    2, 000.00

Equipo fotográfico

 

Cámara fotográfica digital

 

$    5, 000.00

Tecnología de excavación

 

 

Geoposicionador satelital

Brújulas Brunton  (2)

Zapapicos     (2)

Palas             (3)

Cucharillas de 9”  (6)

Martelina pico-talacho (picoleta)    (6)

Martelina talacho-talacho (3)

Picahielos    (2)

Espátulas     (2)

Flexómetros (4 pzas. de 30 mts)

Flexómetros (4 pzas. de 8 mts)

Estacas         (20)

Hilo para el trazo de pozos

(100 metros)

Hilo de cáñamo (100 metros)

Niveles de hilo (3)

Brochas         (4)

Carretillas      (1)

Cribas             (1)

Cubetas           (4)

Tijeras para raíces     (1)

Plomadas  de bronce de 680 grs. (2)

Plomada de bronce de 227 grs (2)

Etiquetas de cartón  (100)

Tripié de metal    (1)

Cajas de plástico para archivo

 (10)

Bolsas de plástico (2 kilos)

Pinceles      (5)

Esmalte para uñas   (3)

 $   5, 000.00

 $ 11, 000.00

 $        270.00 

 $        192.00

 $        660.00

 

 $        660.00

 $        330.00    

 $          80.00

 $        120.00  

 $        600.00

 $        500.00

 $        150.00

 $           21.00

 

 $          21.00

 $        100.00

 $          60.00

 $        575.00

 $          51.00

 $         250.00

 $         130.00

 

 $         320.00

 

 $         120.00

 $         150.00

 

$          250.00

 

$             50.00

$           100.00

$           100.00

 Curación y embalaje

Latas de espuma de      poliuretano (50 latas de ½ litro)

     Yeso  (4 bultos de 40 kg)

     Papel higiénico (2 paq. de 30  pzas)

    Sacos de yute (50 piezas)

    Bajo alfombra (4 rollos)

    Exploradores dentales (8 pzas)

$  4,000.00

 

$     180.00

$       50.00

$     150.00

$     100.00

 

$  1,000.00

Gastos de

transportación  Alimentos

 

 

       Por semana

$      300.00

$  1, 000.00

Instalaciones

     Museo de Zóquite,

     Zóquite,  Zacatecas.

 

Otros

 

$  2, 000.00

Total                                                                                              $76,473.50

                                                              

 

BIBLIOGRAFÌA

 

            Arroyo-Cabrales, Joaquín, Oscar J. Polaco, Eilen Jonson y A. F. Guzmán (2003) “The distribution of the genus mammuthus in Mexico” en Deinesea-Anual of the Natural History Museum Rotterdam, número 9, Rotterdam The Netherlands: 27-40.

 

            Arroyo-Cabrales, Joaquín, Oscar J. Polaco y Felisa J. Aguilar-Arellano (2003), “Remains of Mammutus housed in the collections of the Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, en  Deinesea-Anual of the Natural History Museum Rótterdam: Rotterdam The Netherlands, 17-40.

 

            Bonnichsen, Robson (2006) “A preliminary Report of the McMinnvile mammoth, Oregon: A Taphonomic Approach”, en José Concepción Jiménez López, Silvia González, José Antonio Pompa y Padilla y Francisco Ortíz Pedraza, El hombre temprano en América y sus implicaciones en el doblamiento de la cuenca de México, México: Instituto de Antropología e Historia, pp. 247-261.

 

            Carandini, Andrea (1997) “Historias en la tierra. Manual de excavación arqueológica”. Crítica Grijalbo Mondadori.1997, Barcelona.

 

            Carta Geológica de Zacatecas. Clave F13B58, Escala 1:50,000. INEGI, 1ª impresión, 1998

 

            Carta Topográfica del Municipio de Guadalupe, Zacatecas. Clave F13B58, Escala 1:50,000. INEGI, 1ª impresión, 1998.

 

Consejo de Recursos Naturales no Renovables, “Bosquejo Geológico del Distrito Geológico Zacatecas” en Boletín número 52, México: 1961.

 

Haynes, Gary (2006) “First-contact megafaunal extictions in the Americas at the end of the Pleistocene”, en Segundo simposio internacional el hombre temprano en América, México: INAH, pp. 91-116.

 

            Glosario de Términos Cartográficos y Fotogramétricos (1986) México: Instituto Panamericano de Geografía e Historia. Publicación, No. 413,

 

            González Silvia, Luis Morett Alatorre, David Huddart y Joaquín Arroyo Cabrales  (2006)  en José Concepción Jiménez López, Silvia González, José Antonio Pompa y Padilla y Francisco Ortíz Pedraza, “Mammoths from the basin of Mexico: stratigraphy and radiocarbon datingen El hombre temprano en América y sus implicaciones en el doblamiento de la cuenca de México, México: instituto de Antropología e Historia, pp. 263-274.

 

            Roskams, Steve (2003), “Teoría y práctica de la excavación” Barcelona: Crítica, Serie Arqueología.

 

            Serrano, Carlos, Yamile Lira (editores), El mamut de Maltrata, Veracruz. Un rescate en la barranca Apiaxco. UNAM-IIA-UV, México: 2005.

 

            White, Leslie A. La ciencia de la cultura. Un estudio sobre el hombre y la civilización, Paidos Studio básica, 1982, Barcelona.

 

Documentos

 

Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos. Instituto Nacional de Antropología e Historia, 1995, México.

 

 

Reglamento de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos/Acuerdos. Instituto Nacional de Antropología e Historia, 1995, México.

 

            Reglamento del Consejo de Arqueología. Disposiciones reglamentarias para la investigación arqueológica en México. Instituto Nacional de Antropología e Historia, 1994, México.

 

            Daniel Hernández Palestino, Reporte número 1, recorrido de área, arroyo de Guerreros, Zacatecas: 28 de febrero de 2007.

 

            Daniel Hernández Palestino, Reporte número 2, recorrido de área, arroyo Calabacillas, Zacatecas: 15 de marzo de 2007.

 

            Carlos Alfredo Carrillo Rodríguez, Reporte número 3, recorrido de área, arroyo Calabacillas, Zacatecas 28 de Abril de 2007.

 



[1] Jefe del Departamento de Paleontología, Desarrollo Turístico El Caracol, Secretaría de Turismo, Gobierno del Estado de Aguascalientes.

[2] Docentes investigadores de la Unidad Académica de Antropología de la Universidad Autónoma de Zacatecas.

[3] Geógrafo, estudiante del programa de doctorado en Estudios del Desarrollo, Unidad Autónoma de Zacatecas.

[4] El rector de la UAZ, licenciado Francisco Flores Sandoval, mantenía una relación personalizada con el gobernador de Zacatecas, Genaro Borrego Estrada. Al finalizar su período gubernamental,  el licenciado Borrego fue nombrado por el presidente de la república Ernesto Zedillo Ponce de León, director general del IMSS. Coincidentemente el licenciado Flores Sandoval, al terminar su período como rector de la UAZ en 1994, fue nombrado por el propio licenciado Genaro Borrego, director del IMSS en Zacatecas. Es probable entonces que el licenciado Flores Sandoval (siendo aún rector) halla brindado la información de este hallazgo al gobernador Borrego y este pudo haber tomado la decisión de honrar al señor Chávez. 

[5] Documento consultado en el archivo personal de Pablo Chávez Román, 24 de febrero de 2007.

[6] Este video se logró obtener y transformar en formato de DVD. Constituye una evidencia formidable de la época en que fue realizado el hallazgo.

[7] El montaje de esta exposición se ha programado para el 2008 en el área de exposiciones temporales del Museo de Zóquite. La coordinación de esta exposición se halla a cargo del antropólogo Daniel Hernández Palestino, el paleontólogo Rubén Guzmán (coordinadores) y el museógrafo Victor Hugo Ramírez Lozano.

Add A Comment: